Aunque la empresa se haya apresurado a anunciar que cesan los trabajos la realidad es que un juez lo ha decidido. Contamos el relato de este disparate de gestión municipal que ha despreciado a los vecinos.

Tras recibir copia del expediente y actas policiales de sonido en interior viviendas, desde GUK Getxo creemos que este tema adquiere una muy especial gravedad.

Del exiguo expediente facilitado se extraen sus respuestas a nuestra solicitud tras el primer día de actividad. Se constata que no existía permiso municipal durante las obras. Los dañinos niveles de ruido en las viviendas superiores a 100 Db. Y a nuestra última pregunta sobre qué medidas iban a tomar ya ha quedado claro.

Autorizar el incumplimiento de la norma y el daño a los vecinos.

Tenemos a nuestra institución local, competente en hacer cumplir la normativa y en garantizar la seguridad de los vecinos, dando una autorización a una actividad, a la empresa del poderoso Florentino Pérez, a sabiendas del daño que ya se está causando actualmente a las personas y sus bienes con ella.

Hablamos mínimo de dejación de funciones de este Ayuntamiento, de incompetencia y de actitud irresponsable al dejar desprotegidos a sus vecinos dando impunidad a los actos de una constructora en sus incumplimientos de la propia normativa municipal de protección.

Lo que está muy claro es de parte de quien está este Ayuntamiento y no es del lado de sus vecinas y vecinos. Desde GUK Getxo acabamos de sumar a nuestra petición de paralización de obras con un recurso de reposición a esta autorización, al mismo tiempo que seguimos ayudando a los y las afectadas en sus denuncias.

El viernes 6 de Julio un juez atendió las solicitudes vecinales de paralización cautelar ante la grave situación. Una denuncia ante el juzgado Contencioso Administrativo ha hecho posible la paralización de las obras.
Esto desautoriza el permiso dado por el Ayuntamiento firmado por el propio alcalde.

Ante esta decisión judicial la empresa se ha apresurado a detener los trabajos obviando, en sus declaraciones a la prensa, según publica El Correo, que un juez ha dictado está paralización. El juez deja en evidencia al Ayuntamiento y al alcalde que obró a favor de la empresa, aún a sabiendas del daño a los vecinos y el incumplimiento de la propia normativa municipal.

ARTÍCULOS RELACIONADOS