Después de que parte de la oposición no reprobara los contratos directos del concejal de deportes a familiares y personas próximas.

Hemos llevado al Pleno de este miércoles la reprobación del irregular actuar del concejal de deportes y máximo responsable de contratación del Ayuntamiento, Álvaro González que entre 2010 y 2016 contrató, contraviniendo la ley, a familiares con contratos finales que ascendían a cerca de 600.000 euros. Varias sentencias judiciales avalan la ilegalidad de varios contratos, entre ellos la prórroga a una de las cuñadas del concejal.
Vista la tibia actitud de la oposición en Getxo, a nuestro juicio no es de extrañar que actuaciones como la del concejal sean “lo normal” en la gestión municipal. Es en estos momentos, cuando se juzga casos de corrupción de alto calado que siguen a sentencias en diferentes localidades vizcaínas, es cuando creemos que se debe poner especial cuidado en el proceder ético de la gestión local. Una vez más lamentamos comprobar cómo, al no reprobar lo ocurrido, el resto de la oposición permite que en Getxo reine el clientelismo y la contratación a familiares y amigos, justo como denuncia el fiscal jefe de Álava en el juicio por el caso De Miguel. Por otra parte, la institución del Ayuntamiento queda perjudicada, así como su Alcalde, cuyo proceder y defensa de lo ocurrido contraviene el “Código Ético de Buen Gobierno” que él mismo aprobó en 2013.

El Equipo de Gobierno y resto de la oposición pierde el norte al tratar de “normalizar” este tipo de contratos a familiares y amigos aún a pesar de no cumplir las obligaciones legales del deber de abstención y resolución de conflicto de intereses. ¿Cómo se va a resolver un conflicto de intereses cuando la propia mujer del concejal es administradora y socia/ tesorera de las asociaciones y empresas que gestionan los contratos, junto con sus hermanas?
Ya lo declaró ante el juez una de las cuñadas, “que de todo se encargaba Pin-Poil”. Por eso, llamamos a todos los partidos, a enmendar su dejación en el control de las irregularidades habidas en Getxo, y retomar la senda de la recta fiscalización en favor del bien común.

Ha tenido que llegar GUK a la política local para poner freno a clientelismo y dar a conocer al pueblo lo que estaba pasando. Además cabe preguntar por qué hasta nuestra llegada, nadie había actuado con la contundencia necesaria. Aunque recibimos insultos y descalificaciones desde quien gobierna, asumimos este alto precio por el bien de la ciudadanía y la ética en la gestión pública.

La votación del Pleno de Noviembre a nuestra propuesta fue la siguiente:

• A favor de la reprobación: GUK Getxo
• Abstención: PP, EH Bildu y C’s.
• En contra: PNV y PSE-EE

Así lo reflejaba el Correo el 29/11: El pleno de Getxo rechaza reprobar al concejal de Deportes por contratar a familiares

 

ACLARACIONES SOBRE LAS ACUSACIONES VERTIDAS EN EL PLENO HACIA GUK GETXO:

¿Avala la Sentencia el actuar de Getxo Kirolak entre 2010-2016?

Obviamente, no. Hay que entender que la Sentencia solo analiza dos actos administrativos, ambos del año 2016, por ello es imposible que avale que Álvaro González interviniese personalmente en los expedientes de contratación tramitados entre 2010 y 2013, ni, tampoco, que no se siguiese el procedimiento para determinar el conflicto de intereses en el contrato adjudicado en el 2014.

¿Por qué no lo hace?

Porque la sentencia, tal y como regula la ley procesal, solo revisa los actos impugnados, no los que no han sido recurridos.

¿Por qué Guk no recurrió la adjudicación de 2010, y sus prórrogas, y la adjudicación de 2014?

GUK Getxo se constituyó en el año 2015 para presentarse a las elecciones municipales de Getxo, esto es, no solo no estaba en el Ayuntamiento de Getxo entre 2010 y 2014, sino que ni siquiera existía. Por ello, y dado que el plazo para recurrir una resolución administrativa es de dos meses, tal y como dispone la Ley, GUK no podía recurrir ante los Tribunales ni la adjudicación y prórrogas de 2010 a 2013, ni la adjudicación de 2014, ya que cuando se constituyó las mismas eran inatacables ante la jurisdicción contenciosa-administrativa.

¿Dice la Sentencia que Álvaro no se debería haber abstenido al desestimar el recurso de reposición?

No, no dice eso. Lo que la sentencia dice es que al no entrarse al fondo del recurso, es indiferente, desde la perspectiva del derecho administrativo, que Álvaro se abstuviese o no. Ello se debe a que para la ley no todo acto en el que haya intervenido una persona que debería haberse abstenido implica la nulidad del mismo, lo que no es lo mismo que avalar un actuar que el propio código ético y de buen gobierno de la Junta de Gobierno Local rechaza rotunda y expresamente. Dicho de otro modo, que no sea antijurídico, no significa que sea ético, y que no es ético está fuera de toda duda a la vista del código ético de la Junta de Gobierno Local.

¿Dice la Sentencia que Álvaro no tenía que haber iniciado un procedimiento para determinar un conflicto de intereses entre la adjudicataria -su cuñada- y el poder adjudicador -Presidente de Getxo Kirolak?

No, no dice eso. Lo que la Sentencia dice es que eso se debería haber invocado frente a la adjudicación realizada en el año 2014, pero, como ya hemos dicho, GUK no tenía la oportunidad de recurrir esa adjudicación porque al momento de constituirse y de entrar a formar parte de la corporación municipal ya había transcurrido, con creces, el plazo de dos meses que marca la Ley de la Jurisdicción Contenciosa-Administrativa para recurrir la referida adjudicación.

Un matiz: en el año 2017 se inició un nuevo proceso para adjudicar el mismo contrato. La cuñada, nuevamente, resultó adjudicataria, pero cuando GUK Getxo presentó un escrito advirtiendo a la interventora municipal de la existencia de conflicto de intereses y, en consecuencia, de la necesidad de iniciar el procedimiento para determinar si el mismo existía, ésta desistió de la adjudicación al dejar pasar el plazo para aportar la documentación que le había sido requerida para formalizar el contrato.

ARTÍCULOS RELACIONADOS