La propuesta que el equipo de gobierno trasladó en Octubre de 2016 a los partidos para trasladar la Brigada de Obras al terreno del instituto de Aiboa desató la alarma en GUK.

La necesidad de ofrecer alternativas a nuestros jóvenes y personas desfavorecidas de Getxo, en forma de alojamiento social no permite desaprovechar estos terrenos de calidad
dentro de la trama urbana de Getxo.
Aiboa y Martikoena deben ser aprovechados para dar respuesta a las necesidades de vivienda de nuestros jóvenes y personas más desfavorecidas y el servicio de las Brigadas de Obras, de carácter industrial, debe ser trasladado a la parcela municipal del polígono industrial de Errotatxu.

Esta propuesta fue trasladada al Responsable de Urbanismo en 2017 y
GUK ofreció su apoyo para conseguirlo.

La posibilidad de construir estos minipisos, denominados Alojamientos Dotacionales, en áreas municipales de equipamientos viene impulsada, y con carácter urgente, a partir de la Ley de Suelo del 2006 y se definen en Decretos del 2008.
En estos 10 años son ya centenares los construidos en nuestra comunidad con promociones en numerosos pueblos y ciudades de Euskadi.

Getxo se encuentra a la cola, y sigue sin dar respuesta, a pesar de que el Gobierno Vasco anunció en 2012 la Redacción del proyecto básico para la construcción de 30 Alojamientos en el área de Kortiñe.
Sorprendentemente nadie sabe nada.

 

minipisos-aiboa-alango       Noticia en el Elcorreo   Proponen habilitar 200 minipisos sociales en los terrenos del antiguo instituto de Aiboa y en Alango

 

 

A continuación vamos a explicar de forma sencilla que son estos Alojamientos Dotacionales – Apartamentos Sociales:

Para explicar lo que son, de forma clara y sencilla, vamos a utilizar esta explicación que la Arquitecto Eider Camarero Etxebarria publico, en Septiembre 2016,

En el Blog Arpel Buro (empresa de arquitectura y servicios).

UNA ALTERNATIVA DE VIVIENDA PARA JÓVENES 

Son apartamentos de alquiler barato para jóvenes y otros colectivos sociales, de carácter temporal con un máximo de 5 años , y cuya cuota incluye los gastos de los servicios.
El concepto es parecido al de una residencia de estudiantes ya que son pequeños apartamentos muy básicos. La superficie puede variar de 25 a 60 m2 útiles con un espacio abierto que resuelva los usos de comer, cocinar y dormir, más un cuarto de aseo independiente con ducha. Se entregan con electrodomésticos y amueblados.
Los servicios, salvo las de telecomunicaciones, son comunitarios, sin contadores individuales.
El edificio tiene que ser plenamente accesible a usuarios en sillas de ruedas,  reservándose también alojamientos para estos casos.
En la edificación se dispone de zonas comunes de uso para distintos fines: Servicios de lavado, secado, guarda de bicicletas, sala de reuniones etc.
¿De dónde surgen, qué normativa les aplica?
En la Ley del Suelo del País Vasco  de 2006 aparece por primera vez el concepto de “Alojamiento Dotacional” y se define su naturaleza jurídica y urbanística, en Decretos de 2008 se definen sus características de diseño y uso así como los criterios de financiación.
Este marco legal considera estos alojamientos como equipamientos comunitarios, lo que posibilita  su construcción en espacios calificados como Dotaciones Públicas. Son pues públicos y pueden ser gestionados en régimen de concesión.
Perfil de usuarios y proyecto de uso
Los alojamientos deben ser estándares para permitir razonablemente usos diferentes, así:
Personas con una situación económica que sólo les permite acceder, temporalmente, a un alojamiento de este tipo
Individuos que viven solos, con situaciones laborales, sociales o académicas de todo tipo
Parejas, con o sin algún hijo,  con idéntica variabilidad de situación social
Personas con movilidad reducida

Facilitar alojamientos accesibles durante algunos años a jóvenes y otros colectivos, apoya  los primeros pasos en la autonomía vital de las personas y ayuda en la transición  hacia situaciones más estables.
El canon a pagar es razonable, sin entrar en detalles podemos decir que están alrededor de los 250 euros para unidades convivenciales con ingresos en torno a los 25 mil euros.
Los alojamientos dotacionales tienen también un valor  social como generadores de hábitat digno, carecen de aspecto patrimonial o especulativo, por tanto su diseño se centra en la calidad de los  accesos, la habitabilidad y el bienestar  de los usuarios, y también en la flexibilidad espacial para su  proyección en el tiempo.