Desde GUK Getxo mantenemos desde hace un año una batalla por los contratos “a dedo” en el organismo municipal de deportes. Denunciamos por entonces la contratación a una persona “específica” de alto nivel cercana al Concejal de deportes por un montante de 50.000 euros al año. Recurrieron también cuatro sindicatos del Ayuntamiento: CC.OO, USO, LAB y SVPE. Un juzgado de lo contencioso, y ahora el Tribunal Superior, nos dan la razón al considerar que el contrato de una alta responsable era contrario a la Ley. Desde GUK consideramos que, además de ratificar sus argumentos, la sentencia pone en evidencia el estado “de cortijo” que es Getxo Kirolak, órgano municipal a cuyo frente está el concejal Álvaro González y que gestiona todo el servicio municipal de deportes.

En mayo de 2017, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 1 de Bilbao estimó el recurso que interpusieron dos concejales de GUK. Ahora, el Tribunal Superior de Justicia, en su sentencia nº 47/2018 de 5 de febrero, desestima el recurso de apelación que el Sr. González, en su condición de presidente de Getxo Kirolak, decidió interponer contra la primera sentencia.
La Sentencia del TSJPV, como ya hizo en su día la sentencia de instancia, remarca que la interventora municipal alertó que la contratación en Getxo Kirolak no era ni urgente, ni inaplazable, tal y como se exigía en el marco normativo que resultaba de aplicación.
Sin embargo, la Presidencia de Getxo Kirolak, a cuyo frente está el concejal Álvaro González, elaboró unas bases para la contratación teledirigida para que la selección recayese en una persona en concreto, lo que finalmente sucedió.
Tanta era la existencia de nepotismo, que no solo recurrieron, en vía administrativa, los concejales de GUK, sino que también cuatro sindicatos del Ayuntamiento (CC.OO, USO, LAB y SVPE). El Grupo Municipal de EH BILDU, también recurrió, por su parte, la resolución por la que se acordó la contratación que culminó el proceso selectivo.

Veremos cómo afronta el presidente de Getxo Kirolak este último varapalo judicial a su reprobable actuar, ya que no descartamos que, como hizo en su día con la sentencia de instancia, recurra, también, la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco para seguir manteniendo vivo un contrato que ha sido considerado como contrario al ordenamiento jurídico por la interventora municipal, cuatro sindicatos, dos grupos municipales y cuatro magistrados. Esperamos que en un acto de responsabilidad del que, por desgracia, no ha hecho gala en lo que llevamos de legislatura, se ajuste a la legalidad y ejecute las sentencias en sus propios términos, reconociendo, además, su mal hacer y el daño causado al organismo que preside y al conjunto de contribuyentes de Getxo por un actuar nepotista que no puede tener cabida en nuestras instituciones públicas.